Eran las seis en punto y ya estaba afuera del metro en Baquedano. Caminé en dirección a la calle de la perdición: Pio Nono. Entre tanto oficinista apurado y colombianos ofreciendo cerveza me puse los audífonos y me mentalice, tocata punky, tocata punky, tocata punky.

Llegué, me puse a la fila y después de un rato en el balcón de la casa (sí, la tocata fue en una casa… tocata punky) apareció Sebastián, quien con una sonrisa de oreja a oreja nos saludó y nos dijo que ya faltaba poquito y que ya nos abrirían la puerta.

mellamosebastian3

Entramos, nos sentamos y apareció Rodrigo Vega, músico que para muchos era desconocido pero después de unas canciones conectaron, nos empezamos a mover un poquito más y el ambiente se empezó a motivar.
Entre Merch, alcohol y expectación empezó a caer la noche. Se terminaban de ajustar los últimos detalles y lo vimos salir entre el público, Sebastián se sentó en su icónico teclado invadido de stickers y así comenzó esta tocata punky con sabor a nostalgia y despedida.

mellamosebastian2
No hablaré de cada canción, sólo diré que fue una montaña rusa de emociones, me atrevería a decir que todos los presentes vivimos algún recuerdo con alguna canción, nos emocionamos y cantamos a todo pulmón.
En vez de tocata punky fue como una fogata, como si hubiésemos sido todos amigos y estuviéramos compartiendo el último carrete antes de que nuestro amigo se fuera a Europa.

Nos reímos, cantamos, bailamos y hasta hubo un momento donde se dio la oportunidad para decirle algo a Sebastián y su banda, una de las asistentes levanto la mano y en pocas palabras resumió lo que todos queríamos decir: Lo agradecidos y orgullosos que estábamos de sus logros.

Creo que lo que caracteriza a Sebastián es su cercanía a sus fans, la sencillez que muestra en sus conciertos y esa humildad casi inocente; ya que todavía no sabe el impacto que sus canciones han tenido en la vida de sus polillas.
Al final del concierto tuve la oportunidad de conversar con él y nos mandó un cariñoso saludo al puro estilo de (Me llamo) Sebastián.